Despierta tu valor, tu sensualidad y quiérete. Redescrubre tu magnitud de mujer.

El mito de Afrodita ha traspasado la historia, y las leyendas sobre la diosa Afrodita son numerosas y controvertidas, existiendo varias versiones sobre su nacimiento, y sus amores. Es considerada como una de las diosas más famosas del Olimpo, y una de las más criticadas. Sin embargo, la mitología griega la reconoce como la diosa del amor, de la belleza, de la sexualidad y de la fertilidad. Así, la leyenda dice que …

Diosa Afrodita
  • El Mito

    La Diosa Afrodita

    Afrodita, la “diosa nacida de las olas”, surgió de la espuma del mar cuando Cronos (Dios del Tiempo) le cortó los genitales a su padre, Urano (Dios del Cielo), y los lanzó al mar. Casada por obligación con Hefesto (Dios del Fuego), era profundamente infeliz hasta que se enamoró locamente  de Ares (Dios de la Guerra). Poseidón (Dios del Mar) pidió clemencia para Afrodita y Ares para que fueran liberados cuando se descubrió su adulterio. Avergonzada, Afrodita huyó a Chipre. Fruto del amor de Afrodita y Ares, nació Eros (Dios del Amor). Más tarde Afrodita también fue amante de Adonis (Dios de la Belleza y el Deseo) y  de Anquises (un mortal) de cuya unión nació Éneas (héroe troyano). Afrodita también fue la impulsora de la Guerra de Troya, al prometer la mano de Helena (la mujer bella, la luz que brilla en la oscuridad) a París (príncipe de Troya), y que éste la eligiera a ella, a Afrodita, como la más hermosa de las diosas del Olimpo. Es por ello por lo que Afrodita, agradecida, se convirtió en protectora de los troyanos, entre ellos su hijo, Éneas, cuyos descendientes más tarde fundarían Roma.

Afrodita fue entonces, una diosa poderosa y valiente, capaz de reconocer su valía. Una diosa tenaz y luchadora, conocedora de sus talentos, que  nunca se dio por vencida en buscar su propia felicidad.

Ahora quiero darte la bienvenida a este sueño hecho realidad. Despierta Afrodita ha sido un proyecto pensado para todas y cada una de las mujeres que se sientan o se hayan sentido alguna vez perdidas y atrapadas en una vida apagada. No seas más una diosa dormida, y despierta.

Johanna Alaminos
Gracias por querer despertar.